Faraonat y Mansaya. La realeza divina africana

  • Finalizado
    • Conferencia sobre Historia
    • DR. FERRAN INIESTA
      Historiador de África. Fundador del Centre d'Estudis Africans y la revista científica Studia Africana.

    • Fundació Arqueológica Clos
    • 14 de diciembre de 2016 a las 19 horas

En tiempos neolíticos aparecieron los reyes, inicialmente al frente de clanes y pueblos, y pronto se situaron al frente de sistemas estatales. El rey puede ser un sacerdote mediador entre divinidad y sociedad (caso mesopotámico), o bien un personaje de alta sacralidad (griego y europeo). Ahora bien, sólo en lugares de Asia, Amerindia y África el monarca puede ser considerado una divinidad humanizada. En el entorno mediterráneo, KEMIT y la Creta minoica fueron las excepciones en un punto tan crucial como el liderazo político de carácter divino. Desde ántes de la unificación, el faraón era un dios viviendo y su función era la clave de todo el orden social y su armoniosa vinculación a la tierra y al cielo, a la vida y el más allá. La arquitectura política del faraón no se puede entender desde parámetros semitono-europeos, pero sí con criterios históricos de muchos pueblos africanos que han dispuesto -o disponen todavía- de verdaderas divinidades vivientes: igual que el mansa, o emperador de Malí, en el siglo XIV; el Mwene Mutapa en Zimbabwe del siglo XVII; o el Mogho Naba, en la actual Burkina Faso, el faraón es el punto donde convergen las fuerzas sociales y cósmicas. En esta conferencia veremos como la realeza divina forma parte sustantiva del paradigma africano en los últimos seis mil años.

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información .